La Bota

Destinadas al barro sin el que no existen, son viejas o nada son. Templo del pie, instrumento de patadas y resbalones, siempre va una tras la otra, con vocación de compás y pareado, conocedoras de que el único paso torcido es el que no se dará nunca.

Su lema: Todo por llegar.

Su virtud: La templanza.